Cuando es adecuado utilizar lentes esclerales

El desarrollo de la ciencia ha permitido que en los últimos años podamos ser testigos de importantes avances en términos de salud y calidad de vida. Gracias a ella, numerosas personas con casos ‘diferentes’ y en minoría, han podido disfrutar de soluciones alternativas que realmente les aportan resultados óptimos y merecidos. Las lentes esclerales son un ejemplo de innovación y desarrollo al servicio de personas con dificultades en la visión cuyo diagnóstico no se ajusta a los tratamientos convencionales. De esta manera, si te encuentras en la situación de padecer alguno de estos trastornos o molestias, ha llegado el momento de empezar a utilizarlas, cuando poder usarlos:
1. Si tienes alta graduación o sientes molestias al utilizar gafas.

2. Si tienes ojo seco, ya que suele estar relacionado frecuentemente con el síndrome de Sjögren, un trastorno autoinmunitario en el cual se destruyen las glándulas que producen las lágrimas y la saliva, lo que causa sequedad en la boca y en los ojos.

3. Si estás operado de trasplante de córnea, muchas enfermedades y traumatismos requieren de un trasplante corneal para salvar el ojo. En estos casos la visión después de la cirugía puede ser muy deficiente y únicamente se recupera con el uso de lentes esclerales ya que no alteran el injerto ni interfieren en el rechazo de este. Al contrario, pueden ser una herramienta para mejorar la humectación de la córnea y recuperar la visión en algunos casos, hasta del 100%. Deben ser consideradas como la primera opción de tratamiento para la rehabilitación visual tras esta cirugía.

4. Si estás operado de cirugía refractiva, esto porque a veces deja secuelas y la visión resultante no es la adecuada por la irregularidad corneal que se genera.

5. Si sufres queratocono, porque es una deformación de la córnea en forma de cono en la que esta se adelgaza de manera progresiva. Suele ser bilateral aunque siempre mayor en un ojo que en el otro. En los casos más avanzados este tejido pierde su estructura requiriendo de un trasplante de córnea. Es sin lugar a dudas la irregularidad corneal más frecuente en el mundo. Usar lentes esclerales está especialmente indicadas en el queratocono al no tocar en ningún caso el ápex corneal, la zona más sensible y delicada. Son especialmente cómodas desde el principio y no se caen del ojo.

6. Si padeces infecciones y traumatismos oculares, por ejemplo la afectación por herpes en las opacidades corneales y los accidentes que afectan a la córnea dejan secuelas muy importantes que pueden ser realmente graves.

7. Si sufres degeneración marginal pelúcida.

8. Si te han practicado crosslinking o tienes anillos corneales.
Si padeces alguno de estos trastornos visuales y todavía no conoces cómo las lentes esclerales pueden darte la solución que necesitas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros 01 800 025 2020.
Con información de…https://bit.ly/2EmOQkm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.