La gran importancia de las Revisiones Oculares en Bebes y Niños

En un niño pequeño el desarrollo mental y físico se ve muy influenciado por una visión buena, ya que de esto puede depender su desempeño académico o ciertas actividades, así como afectar el bienestar común del niño. En bebes y los niños pequeños el sistema visual no está en su totalidad desarrollado por que se necesita de estimulación y aún más importante la información que se adquiere de ambos ojos, esta información ayuda a un correcto desarrollo del visión en el cerebro.

 

 

En casos donde los ojos del niño no realizan de manera correcta el envió de las imágenes al cerebro, la visión del niño puede verse afectada o limitada y puede ser que exista corrección más adelante. Sin embargo, con una detección temprana es posible que se pueda atender de forma efectiva dando alentadores resultados. Es por esto que las revisiones deben ser periódicas y se les debe dar la importancia necesaria.

 

 

Revisión en niños recién nacidos Se realiza un Examen ocular a fondo y prueba de reflejo rojo, es de gran importancia revisar minuciosamente los ojos del recién nacido y realizar este tipo de prueba de igual manera es importante examinar a recién nacido prematuro o que este en riesgo por enfermedades oculares hereditarias. En esta revisión igual se checa si existe alguna señal de anomalía en los ojos del niño.

Sera requerido un segundo examen ocular en los niños entre la edad de 6 a 12 meses esto para descartar irregularidades o anomalías y valorar la evolución visual del bebe.

 

 

En una edad mas avanzada de 2 años se realizan test para avaluar las habilidades visuales del niño antes de comenzar a desarrollar el habla, en este mismo examen se revisa que ambos ojos estén alineados. Si fuera el caso de un niño con ambliopía donde sus ojos no están alineados o algún tipo de error de refracción, será necesario una revisión mas a fondo para dar inicio al mejor tratamiento según las necesidades visuales del niño. Es importante dar atención a los problemas visuales lo antes posible ya que estos se pueden hacer más severo con el paso del tiempo.

 

Posterior a los tres años y antes de los cuatro, es vital un diagnostico a la vista del niño enfocada en la agudeza visual y la alineación de los ojos. Las pruebas de agudeza visual se pueden realizar con un optotipo otra forma para evaluar la agudeza visual del niño son los exámenes fotométricos con este tipo de diagnostico también se pude determinar si el niño presenta dificultad de enfoque en distancias cortas, medias o largas.

 

Una vez que el niño comience su etapa escolar, o en cualquier instante en el que se sospeche de algún problema de visión o molestias oculares, será necesario que se realice una visita al oftalmólogo para una pronta detección en cualquier tipo de problema, irregularidad o defecto de refracción siendo la Hipermetropía el defecto refractivo más común entre los niños de estas edades.

 

No dudes en visitar al oftalmólogo especialista puedes prevenir un mal mayor incluso conseguir la solución para tu problema visual.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.